Mes de Piscis

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

 

Por: Pablo Martín Siciliano

 

Signo de Piscis

18 de febrero al 19 de marzo


Su símbolo es Dos Peces que nadan juntos y en direcciones opuestas, uno representa la personalidad y el otro pez el alma. Es la posibilidad de que ambos niveles de existencia puedan fluir reconociendo la unidad que representan.

Es un signo de Agua que particularmente percibe altos niveles de sensibilidad y sutilidad porque ya no hay separacion ni division con el entorno. Al no haber bordes, llegamos a sentirnos unidos con una totalidad mucho mas amplia.

El planeta regente es Neptuno.
Piscis rige la casa XII en el mándala zodiacal.

 

Venimos de recorrer el signo de Acuario que nos permitió hacer un gran salto para soltar los limites evidentes que representaban las estructuras y modelos habituales. De esta manera comenzamos a habilitar lo desconocido, estamos en sintonía con quien soy hoy, sin el predominio del propio pasado. Nos mostramos sin tantos prejuicios y sin buscar lugares seguros de pertenencia activando un alto nivel de creatividad y dinamismo en nuestras relaciones. Reconocimos nuestra profunda individualidad y particularidad al retroalimentarnos vincularmente con algo mayor a cada uno de nosotros, la red.

Luego de todo este movimiento ¿qué es necesario que se manifieste en el circulo infinito del zodiaco?
Recordemos que el pulso inicial ocurrió en el signo de Aries con el equinoccio de otoño del 21 de marzo en el hemisferio sur, donde también como sociedad iniciamos nuestro año de actividades. Por lo tanto en Piscis, el ultimo signo de este ciclo anual, la energía se agotó y no hay formas posibles para definir. Es necesario aumentar la incertidumbre que encontramos en Acuario para permitir entregarnos a algo mayor (que para nuestra conciencia cotidiana puede parecer caos), a lo que no entendemos racionalmente y que habilitará posteriormente un nuevo arranque (Aries), ya en un nuevo ciclo.

Ahora no es posible diferenciarme de lo que me acontece, se derrumba la identidad que interpretaba que lo que ocurre fuera de mi no tiene nada que ver con lo que me sucede internamente. No se puede discriminar entre lo que soy y lo que me sucede, entre lo que considero el mundo interno y el mundo externo, ahora los reconozco unidos.
Piscis percibe en unidad, que toda la existencia desde el cosmos hasta un ser humano y sus células se encuentran unidos.
No hay diferencia entre aquello que llamamos lo superior y lo inferior, el bien y el mal, entre el macrocosmos y el microcosmos porque esas representaciones son solo algunas formas de existencia en que elije expresarse la unidad.
Por eso una de las cualidades principales es poder sentirse identificado con cualquier ser y elemento existente, porque no hay borde entre mi ser y una flor, entre mi ser y una muerte. Hay una alta sensibilidad y sutileza circulando por eso no excluyo ningún nivel de información, todos existen y se aceptan. Soy una gota en el océano y lo vivencio.

Al igual que en Acuario psíquicamente este nivel de apertura es abrumador ya que nos lleva a percibir cualidades del orden de lo transpersonal, que van mucho más allá de nuestra consciencia preferentemente individualista y aislada.

Entonces si mi ser es altamente sensible al entorno, registra mucha información de diversos niveles y se identifica fácilmente con lo que le rodea entonces podrá desorganizarse psicológicamente, sintiéndose muy incomodo, en ambientes donde hay mucha gente como un shopping, un boliche, un colectivo o un recital.
Ante esta “perdida de borde” cabe preguntarse ¿este dolor de panza es propio o estoy percibiendo el enojo de alguien cercano? ¿este gran cansancio será por compartir tantas horas con alguien depresivo?. El somatizar es un momento pisciano en el que mi cuerpo expresa a través de síntomas físicos ciertas sensaciones y emociones presentes en el entorno que no registro cognitivamente. Por momentos puedo sentirme como una esponja.

Si tan naturalmente absorvo, percibo y empatizo con lo que está mas allá de mi mismo porque no hay borde, entonces ¿Quién soy? ¿Cómo distingo si lo que pasa me pasa a mi o le pasa a otro? Esta es una cuestión clave para la psicología de Piscis.
Ya que como sociedad tenemos un temor profundo a lo intangible y a lo no perceptible por nuestros sentidos y nuestro racionamiento, entonces lo que este signo representa puede ser entendido como caos, desorden, confusión, falta de deseo y todo aquello que  me desoriente de mis objetivos. Esta creencia verdaderamente es la interpretación que nuestro tan activo hemisferio izquierdo hace sobre la enorme información sutil que capta el hemisferio derecho, análogo a la energía de este signo.

Las personalidades que emergen de Piscis son variadas. Encontramos al músico que busca plasmarse a traves del sonido y las vibraciones, al poeta que se inspira en un acto de amor profundo con cada ser viviente y lo transcribe, también vemos al artista plástico que manifiesta sus emociones mas vastas a través de una forma a veces inentendible y confusa para muchos.
Por otro lado las personas que se enamoran rápidamente creyendo que han encontrado a su media naranja y quienes buscan replegarse y aislarse porque sienten la hostilidad social también son posibles representaciones.

También nuestra psiquis puede reaccionar a ese gran caudal de sensibilidad y empatía pisciana. Esto significa que inconscientemente una parte de mi identidad quiere evitar sentir y por lo tanto voy a endurecerme, creando una coraza donde no acepto la posibilidad que algo o alguien me ablande.

Desde esa postura se generan personajes muy racionales, donde predomina su mente y su lógica para relacionarse con el mundo; como por ejemplo los escépticos de cualquier índole.

También exacerbarán las actividades que los mantengan despiertos y activos porque no se tolera que el cuerpo se relaje; por ejemplo personas que entrenan muchas horas sin registrar su cansancio, policías y militares que estén siempre a la defensiva y duros esperando cualquier hostilidad del entorno.

Como forma de integración e incorporación de lo que nos ofrece este signo podemos vivenciar y resonar con lo que ocurre más allá de nuestra personalidad y ego, reconocer nuestra cualidad espiritual y sensible que es tan parte de nosotros como el cuerpo y la mente. Ninguna característica o aspecto de la vida es mas importante que la otra, están todas entrelazadas y se corresponden. Esos momentos que en unas vacaciones sea cerca del mar o la montaña sentimos aunque sea unos segundos esa conexión con el cielo y aceptamos que la vida es mucho mas abarcativa, amplia y maravillosa, vivenciando que no hay limites. Ese momento es una pequeña cercanía con la energía de Piscis.

FRASES

“Me siento conectado con la vida en su totalidad”
“Me duele profundamente que maten a los animales”
“Vos sos una parte de mi ser y yo soy una parte de tu ser”

 

Contacto:
Mail: pablo_siciliano@hotmail.com
Facebook: Pablo Martin Siciliano

 


¿Querés recibir las próximas notas en tu mail?


Nota o temática que te interesa


 

Notas Relacionadas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *