Mes de LEO

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

 

Por: Pablo Martín Siciliano

 

Signo de LEO
22 de julio al 22 de agosto

 

Su símbolo es el León que representa la fuerza de la vida en su autoafirmación y valía generando automáticamente un magnetismo de atracción.

Es un signo de Fuego donde el haberse encontrado a si mismo lo mueve a expresarse, buscando salir al mundo exterior.

El planeta regente es el Sol.

Leo rige la casa V en el mándala zodiacal.

 

 

El circulo zodiacal continúa. Anteriormente en Cáncer se tomó contacto con el mundo interno donde se puso la atención en los ambientes propicios para el desarrollo y crecimiento de la vida. Fue necesario contener y proteger para que algo se geste ahí dentro, una forma. Ese momento fue fundamental para la manifestación del próximo paso, para que esta forma creada se independice y se autodescubra revelando que es.

Para semejante movimiento es vital dejar la identidad por pertenencia, allí donde se sentía el reconocimiento solo por ser integrante de un espacio estable que  nutre y protege del peligro, así dejamos la “aldea”.

Sale en búsqueda de si mismo desplegando su propio camino para descubrirse e irse potenciando. Reconoce la validez de quien es profundamente más allá de lo que recibió en su origen.
Así como vimos en el signo de Aries un fuerte impulso que dio inicio al ciclo vital de la energía, en Leo (segundo signo de fuego) vemos un movimiento similar donde la forma generada en Cáncer ahora emerge de esa intimidad para tomar fuerza y valía de si mismo. Se diferencia al aceptar que tiene una energía propia reconociendo su particularidad.

 Dentro del ciclo energético que se manifiesta a través de los signos zodiacales el momento actual, de Leo, se enfoca en la autoexpresión: en sacar afuera lo que tengo adentro de manera constante.

Veamos que el foco es sacar lo interno, particularizar, reconocerse, descubrirse, saber que soy, mostrar lo que es de manera potente y magnética. Es pura expresión del ser.

Vemos como al reconocerse y auto-expresarse con tal fuerza genera una atracción y si este movimiento se sostiene se termina ocupando un lugar central.

Así vemos su enorme correspondencia con la figura del León que ocupa ese mismo lugar, siendo altamente dominante y potente donde con su sola presencia la atención va hacia allí. También el corazón del cuerpo humano es un centro vital que irradia y bombea energía, la sangre, dando vida al resto del organismo.

Por otro lado, el Sol como estrella también está ocupando un lugar céntrico en nuestro sistema solar alrededor del cual giran varios planetas; más precisamente si hay un centro también hay una periferia. Ocurre un claro magnetismo, una atracción mutua entre ambos lugares: el centro que pulsa y manifiesta energía potente constantemente y el entorno que se ubica “a disposición” para recibir su pulso. La periferia al ubicarse alrededor de él lo que hace es confirmarle el lugar central que está ocupando, así se genera una retroalimentación.

A través de todo este movimiento aparece la sensación de identidad donde en un principio supondrá que es diferente y distinto del lugar de donde surgió (Cáncer).

De esta fase de Leo surge la conciencia, que observa y tiene conocimiento de lo que es buscando autoafirmar eso que ve de si mismo.

La identidad ahora es por ser lo que soy ya no es por formar parte de algo conocido.

Cabe marcar que todos nosotros sin importar en que signo se encuentre nuestro Sol natal somos Leo, ya que tenemos una conciencia y una identidad que buscamos reproducir constantemente pretendiendo que el entorno (la periferia) nos reconozca, generando la retroalimentación tan propia de esta fase zodiacal.

Sin importar cual sean nuestras energías de nacimiento es fundamental que la forma (el ser humano y otros) tenga conciencia, tenga conocimiento de su propia existencia y energía. La cuestión que podremos ver en muchos de nosotros es cuan “agarrados” estamos a esa identidad, cuanto nos damos espacio para ir siendo modificados o bien queremos generar la misma retroalimentación o feedback por mucho tiempo. La diferencia entre tener conciencia de quien soy hoy y querer perpetuar mi sensación de ser con determinadas cualidades será todo un desafío a recorrer para todos nosotros y también para el signo de Leo.

Representa el momento de la formación de una identidad-ego que se manifiesta en todo ser humano.

 De a poco nos vamos adentrando en las cualidades que manifestamos psíquica y psicológicamente por medio de la energía de este signo. Por eso antes de seguir el desarrollo es importante marcar que cada signo es un momento particular del despliegue energético y por eso cada uno se enfoca en la manifestación de ciertas cualidades y no otras. Con esto digo que en las personas con Leo predominante estará su foco en expresar las tendencias energéticas y psicológicas de ese signo, pero no olvidemos que esas mismas cualidades (en mayor o menor medida) están en cada uno de nosotros ya que la vibración Leo nos da la función conciencia, identidad, ego, sensación de ser diferente independientemente de la pertenencia y nos brinda la autoestima. Claramente emerge la idea o sensación del “yo”, yo soy esto y no aquello.

En principio gracias a la búsqueda de retroalimentación y generación de feedback vincular es evidente la capacidad de atracción y magnetismo que nos generan estas personas. Verán como rápidamente se forma una especie de periferia alrededor de ellos que sin importar tanto lo que digan, pero si sus gestos y formas de expresión nos llevarán rápidamente a prestarles atención.

Esta capacidad innata en muchos casos les dará la capacidad de liderazgo más por magnetismo y atracción, no tanto por sus fundamentos racionales y lógicos.
De aquí surge la figura del “rey” o “reina” tanto el gobernante como las personas que le atribuimos ese apodo y lugar en nuestra vida.

 

Habrá una clara sensación de haberse encontrado, de saber quién soy, de tener mucha confianza en mi fuerza y vitalidad de ser. Por eso es común que cuando Leo entra a un lugar las miradas van hacia esa persona porque tienen una presencia muy auto-afirmativa de quien son, pareciera que su cuerpo y rostro expresan a gritos “aquí estoy yo”.

También habrá mucha exuberancia en su expresión con matices de histrionismo generando en su alrededor mucho feedback por un lado y por otro algunas personas se sentirán “tapadas” por ellos.

Tienen una mente muy clara y organizativa donde coherentizan la información en función de la acción. De esto deriva que su percepción vaya rápidamente a lo que es claro, a lo que se puede ver y concientizar, evitando de cierta manera todo lo que provenga de lo inconsciente.

Como figuras de este signo encontramos al actor que pone en juego toda su energía expresiva arriba del escenario ante un público que con el aplauso lo retroalimenta y confirma su presencia. También está la diva y el modelo que son exacerbaciones de este signo donde han encontrado una identidad por su imagen y no por la expresión de su interioridad de ser, allí es donde es más probable que estas figuras queden también atrapadas en esa imagen porque es la que les dio el reconocimiento.
Por otro lado encontramos al líder que irradia una enorme confianza en lo que expresa, contagia con su vitalidad de ser a las masas sabiendo de alguna manera que hacer para que enfoquen su mirada en él. El arte expresivo es propio de este signo donde uno de los puntos fundamentales es que se vea claramente quien lo hizo, por ejemplo los cuadros firmados con su nombre. Para nada serán anónimos.

 

 Frases:
“Lo que muestro es lo que soy”
“Acá estoy yo”
“Me encanta subirme al escenario y actuar”
“Firmé y sellé con mi nombre”

 

Contacto:
Mail: pablo_siciliano@hotmail.com
Facebook: Pablo Martin Siciliano

 


¿Querés recibir las próximas notas en tu mail?


Nota o temática que te interesa


 

Notas Relacionadas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *