Mes de Cáncer

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

 

Por: Pablo Martín Siciliano

 

Signo de Cáncer

21 de junio al 22 de julio

 

Su símbolo es el Cangrejo representando el momento de protección y cierre sobre sí mismo, en pleno contacto con su blandura tiene un caparazón fuerte dando dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás.

Es un signo de Agua en plena sintonía con el mundo emocional de las aguas internas de cada ser.

El planeta regente es la Luna.

Cáncer rige la casa IV en el mándala zodiacal.

 

La energía sigue moviéndose a través de la creación de variantes, de combinar y recombinar cualidades básicas para generar más posibilidades, mayor diversidad vital. Hay pura fragmentación y relación entre las partes creadas.

A partir de ahora algo se redirecciona, realiza un giro oportuno y evidencia que el zodiaco es circular. De todas las variantes que se manifestaron en Géminis, ahora es coherente hacer una selección, juntar algunas de esas variantes para que esta vez permanezcan unidas y se relacionen de manera estable entre ellas sin que sea necesario volver a abrir nuevas posibilidades. Para que esto ocurra es fundamental que se genere un cierre o sea que esos elementos seleccionados se vinculen en un lugar cerrado y protegido, para que nada altere su constante relación. Esta unión a través de una interacción estable dentro de un lugar protegido de cualquier amenaza hace posible que algo se forme, se geste y cobre vida. Gracias a este movimiento en el zodiaco es posible la creación de algo más complejo como el mamífero, el ser humano entre otras. Esto es la energía de Cáncer.

La vida ya no es pura información interactuando entre si infinitamente, ahora hay un nuevo mundo. Un mundo interno, íntimo, alejado y aislado de un montón de información circundante pero necesario para replegarse y permitir un nuevo nivel de creación. A partir de la aparición de esta interioridad surge irremediablemente un mundo externo. Por lo tanto, lo que no fue parte de esa selección particular se torna peligroso ya que fue excluido para que no afecte la estabilidad de lo que se aisló.

Somos seres de forma, para que nuestro cuerpo perdure en el tiempo con una forma particular necesita que las partes de su interior se estén relacionando de manera estable. Para que el hígado, el estómago y demás órganos sigan teniendo determinada forma es necesario que las células que lo componen interactúen de manera estable y que ningún factor externo los altere.
A nivel humano el útero es cualidad Cáncer que se encuentra protegido en una zona de gran intimidad corporal donde ocurre la fecundación y posterior gestación de un ser vivo. Allí es evidente el nivel de aislamiento y como cualquier factor externo que irrumpa esa protección puede alterar considerablemente la estabilidad de la forma que se está gestando, poniendo en riesgo su existencia.
Todo lo que veamos que tiene una interioridad con un claro aislamiento del entorno es propio de este signo, incluso solemos hablar de “mi mundo interno” o de “adentro mío” refiriéndonos a nuestro lados más sensibles, blandos y vulnerables, lo que nos afecta y a nuestra intimidad que no solemos exponer.

 

Cáncer es el momento energético de dar vida por eso en otros niveles de comprensión es el signo por el cual el Alma pasa, para encarnarse en un cuerpo y ser una forma en la Tierra.

Es el cuarto signo del zodiaco análogo al número 4 que nos brinda estabilidad:
las 4 patas de una mesa, los 4 puntos cardinales, los 4 elementos (tierra, agua, aire y fuego), 4 estaciones del año, etc.

Acercándonos un poco a como se presenta este signo en cada uno de nosotros, vemos que es necesario una relación estable con determinada circulación de afecto para que llegue a tomar una determinada forma. Un claro ejemplo de esto es la familia, la casa donde vivo con esa familia, la intimidad y afecto que allí circula, los parientes, los ancestros, la historia del linaje familiar, todo es propio de Cáncer. De allí también se evidencia que al formar parte de un mundo aislado y particular como la familia se forma una identidad por pertenencia, una identidad por portación de apellido. Encontramos por un lado la calidez de la madre y la abuela contando relatos sobre la historia de su vida y sus antepasados; por otro lado, los espacios cerrados herméticamente donde solo es posible pertenecer e ingresar allí si sos de la misma sangre, de la misma raza, religión y del mismo país entre otras. Desde esta impronta surge el clan, lo sectario e incluso el racismo donde lo diferente y todo lo ajeno a ese espacio o núcleo es altamente rechazado creyendo que puede atentar contra su estabilidad y sus formas establecidas.

Sin duda que en este signo surge la figura de lo materno, donde la madre en pleno contacto con las necesidades de un recién nacido se pone a disposición para nutrir, dar calidez y contacto afectivo a ese bebé. Tanto en la panza como en los primeros tiempos de vida ese ser estará en simbiosis con la madre, con su hogar y el ambiente primario.

Todo esto que fuimos describiendo nos evidencia que nosotros siendo humanos mamíferos tenemos muchas de estas energías y cualidades, nos representan profundamente sin importar cual sean las energías presentes en nuestra carta natal.
Particularmente las personas con energías de este signo se manifestarán con todos estos atributos más marcadamente. Así estarán buscando entornos donde sea posible sentir un ambiente cálido con afectividad presente y allí estará expresándose muy seguro. Mientras que en lugares nuevos o con gente que recién conoce le será difícil sentir seguridad afectiva para poder expresarse, por eso recurrirá a guardarse sobre sí mismo vinculándose solo con los conocidos. Externamente puede parecer tímido, pero en realidad es la marcada sensación de relacionarse con alguien que nunca vio en la vida, generando una incertidumbre afectiva ¿será seguro hablar con esa persona?
Hay una gran sensibilidad a la circulación de afecto por eso tienen un radar que detecta fielmente donde es posible generarlo.

Así también habrá una necesidad de cuidar y defender lo propio, no por posesivo, si no por proteger a las personas y al ambiente que me brinda esa sensación de pertenencia y seguridad afectiva. Más vale que me molestes a mí antes que a mi familia o círculo íntimo de amigos.
Muchas veces puede no ser visible la sensibilidad de estas personas ya que guardan su mundo emocional saliendo al mundo exterior con una especie de “dureza” psíquica para evitar ser afectado o lastimado.

Si se abren a alguien y éste no les suele devolver algo similar posiblemente queden dolidos y no confíen más en esa persona, no por rencor si no por estar en contacto con la memoria de esa relación y el miedo que les generó.
De allí encontramos al memorioso que recuerda historias e historias de un pasado anhelado con cierta mezcla de fantasía, dando lugar al novelista.
La mujer que cuida niños como la maestra jardinera o la niñera. El ambiente de la escuela primaria es propio de este signo, donde no solo hay enseñanza si no también protección y cuidado de las maestras hacia esos niños, siendo el lugar donde los padres los dejan y los van a buscar a ese mismo ámbito.
Suele ser más fácil encontrar actividades que representen la energía de este signo por medio de las mujeres pero también los hombres a través de la pediatría se encargan del cuidado y la salud brindando un consultorio a disposición de las necesidades de un bebé o niño.

 

Frases:
“Las milanesas de mi mamá son las mejores”
“Si me hieres no te voy a volver a hablar”
“No hablo con gente que no conozco”
“Nadie se atreva a tocar a mi vieja”

 

Contacto:
Mail: pablo_siciliano@hotmail.com
Facebook: Pablo Martin Siciliano

 


¿Querés recibir las próximas notas en tu mail?


Nota o temática que te interesa


 

 

 

 

Notas Relacionadas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *