Mes de Aries

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

 

Por: Pablo Martín Siciliano

 

Signo de Aries

20 de marzo al 19 de abril


Su símbolo es el Carnero que siempre irrumpe sobre cualquier elemento de su entorno para marcar su camino.

Es un signo de Fuego altamente enérgico. Su particularidad es estar activo y vitalizado, reconociendo su deseo que lo impulsa y dinamiza en cada instante. Da siempre el primer paso, el que inicia y el de mayor riesgo.

El planeta regente es Marte.

Aries rige la casa I en el mándala zodiacal.

 

Venimos de haber agotado un ciclo en la etapa previa, en Piscis, donde la energía llego a unirse y a reconocerse como parte de una totalidad infinita. Ahora desde allí emerge con gran impulso un deseo de manifestación y de existencia. La energía busca tomar una nueva dirección, dar comienzo a un nuevo ciclo y para ello irrumpe sobre lo que existía hasta ese momento. Esta manifestación sin duda genera un antes y un después, ya no se puede volver atrás porque este gran movimiento condiciona el devenir. Como todo arranque, es ciego, no se sabe lo que generará ni sus consecuencias.
Todo impulso fundador requerirá este nivel de inocencia para que pueda ocurrir verdaderamente.

En este periodo en el hemisferio sur comenzamos la mayoría de las actividades. Pareciera que inconscientemente elegimos este momento para arrancar nuestro año poniendo en funcionamiento y circulación las ideas, las ganas y los proyectos que deseamos manifestar. Luego de una especie de pausa en los meses de Acuario y Piscis empezamos a direccionar nuestro propósito hacia nuevas actividades o bien hacia un nuevo ciclo dentro de alguna actividad que venimos haciendo; por ejemplo, el 2° año de nuestra carrera o formación.

Algo de nosotros elige desplegarse nuevamente, como si fuera la primera vez.
Así sucede con mayor evidencia en el hemisferio norte que al comenzar la primavera la naturaleza brota, crece y florece con una fuerza e ímpetu de manifestación inusuales. De esta manera vemos lo necesario que fue el tiempo de incertidumbre y reelaboración en Acuario y Piscis.

Aries es la salida del sol a cada mañana que enciende una parte del planeta impulsándola a iniciar un nuevo día y a “comenzar de 0”.

Es la fuerza vital que impulsa al bebe a salir del vientre materno atravesando el canal de parto. Es el instante mismo del “Big Bang” y del “Hágase la luz” en el primer día de la creación, a partir de los cuales comienza a organizarse el universo.

Para nuestra psiquis humana esta energía conlleva un riesgo enorme porque no se planifica ni se prevé simplemente se manifiesta con vehemencia y marcada dirección. Casi no la vemos cuando ocurre, es un segundo, es un chispazo, es pura acción. Es una energía sin forma, ya que de eso se ocupa otro signo más adelante en la rueda zodiacal.
La psicología de Aries se forma a partir de estas cualidades energéticas.
Quiere comenzar proyectos, arriesgarse, manifestar rápidamente lo que desea, no hay tiempo entre pensar y hacer entre pensar y contar algo porque sucede automáticamente como un impulso. Más bien es probable que se entere de algunos pensamientos en el momento mismo que los dice.
Es hora de arrancar actividades sin importar si voy a ser constante en dicha actividad o si puedo ir con un conocido, el movimiento inicial siempre es unidireccional.

Se encuentra tan inmerso en desplegar su deseo que no tendrá registro histórico de sus acciones. Por lo tanto, tendrá que tropezarse varias veces con la misma piedra para poder darse cuenta del lugar en que estuvo siempre esa piedra. Por momentos puede parecer que no tiene registro de que hay otras cosas más allá de él y es que Aries está enfocado en su vitalidad y en experimentarse a si mismo. No mira su entorno y luego actúa, simplemente lo hace, porque no le corresponde a este signo reflexionar. Para actuar no consulta con la memoria, consulta con el deseo presente.
Aunque sin duda será todo un aprendizaje para este signo ir registrando que hay entornos con distintas complejidades.

Es una energía muy primaria que apunta toda su energía hacia manifestar y expresar (que no es igual que autoexpresar) dando inicio a un momento, a un nuevo estadio. Es el pitido inicial del árbitro, esos segundos que dan comienzo al partido de fútbol. Es el deseo ferviente de salir al balcón sin darme cuenta que la puerta de vidrio estaba cerrada, entonces me golpeo.

Para observar cómo se encuentra esta energía en nosotros podemos indagar ¿Cuánto manifiesto mi deseo? ¿suelo actuar intrépidamente o más bien con cautela? ¿me expreso con decisión o suelo titubear dudando de lo que digo y hago? ¿Cuánto me lleva comenzar algo que me gusta?

En los signos anteriores, Acuario y Piscis, hemos visto gran complejidad en sus cualidades y en las maneras en que pueden manifestarse psíquicamente en nosotros. Mientras que en el signo de Aries por ser una energía mucho más básica y primaria veremos que son mucho más visibles y nítidas sus características.
Este signo será espontáneo, decisivo, intrépido, asumirá riesgos, será franco y directo, sin rodeos ni estrategias. Así también tenderá a la impaciencia por el simple hecho de no considerar el tiempo necesario en cada situación, sus tiempos son ¡ahora!

Si alguien pregunta ¿Quién quiere empezar? rápidamente gritará ¡Yo arranco! Asumirá el riesgo de ser el primero, mientras los demás ven como se manda.

Otros personajes posibles son el pionero que ha puesto todo su deseo en cierta actividad en la que realiza grandes descubrimientos generando un antes y un después en la materia, abriendo un nuevo camino.
También encontramos deportistas de alta competición y quienes buscan actividades de alto riesgo donde la adrenalina e intrepidez se manifiestan claramente, como por ejemplo en los deportes extremos, en los bomberos y en empresarios que toman decisiones audaces.

Los momentos de nuestra vida en que hemos realizado movimientos importantes cambiando nuestro rumbo habitual tal como dejar un trabajo de muchos años para comenzar a dedicarnos a lo que nos gustaba, haber soltado alguna relación o una pareja en la que ya no nos sentíamos vitales claramente invocamos a la energía de Aries para poder accionar en una nueva dirección.

FRASES:
“¡Arranco yo! ¡No puedo esperar!”
“¡Rápido y furioso así me gusta!”
“No te choqué, vos te pusiste en mi camino”
“Sé lo que quiero y lo quiero ya”

 

Contacto:
Mail: pablo_siciliano@hotmail.com
Facebook: Pablo Martin Siciliano


¿Querés recibir las próximas notas en tu mail?


Nota o temática que te interesa


 

 

Notas Relacionadas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *