Luna nueva en Géminis

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

 

Por: Pablo Martín Siciliano

 

Luna Nueva en GÉMINIS

Cada 29 días aproximadamente ambas luminarias, el Sol y la Luna, están juntas en un mismo signo arrancando un ciclo lunar que tendrá las particularidades energéticas propias del signo en que se encuentren.
Cada lunación forma parte de un ciclo mayor de 12 lunaciones (de 12 lunas nuevas), por eso lo que se active y circule en estos tiempos repercutirá también en los periodos posteriores.

El día 25 de mayo comienza la Luna Nueva en Géminis
.
Estarán unidos el Sol y la Luna en el grado 5 de este signo, formando una conjunción.

Cada luna nueva indica un tiempo de incertidumbre y de energía altamente disponible para poner el foco en determinadas áreas y temáticas de nuestra vida. Esto permite una especie de nuevo nacimiento pudiendo resignificar y elaborar las cualidades relacionadas a este período.

El Sol nos trae la energía de manifestación y el impulso creador, representando a la conciencia de identidad. La Luna habilita a que la energía creadora vaya tomando forma, brinda la sustancia necesaria para generar vida; es el aspecto sutil, emocional y sensible de cada uno. Por eso en cada Luna nueva la fuerza creadora y la capacidad de darle sustento visible estarán unidas. El área de nuestra vida que se ilumine y tome preponderancia será de acuerdo al signo en donde se inicie dicha lunación incluyendo a su signo opuesto. En este caso Géminis – Sagitario.

 

Géminis es un signo de relaciones, altamente vincular. Nos trae los múltiples niveles de nuestra comunicación: desde lo espiritual y sensible hasta lo mundano y cotidiano incluyendo todas las capas que hay entre ellos. Verdaderamente nos llevará a ponerle palabras comunicando ciertas temáticas de nuestra vida que solíamos guardarnos. Si observo que he estado rumiando este último tiempo sobre alguna situación ahora es el momento de expresarlo, de hablar con quién necesitemos.

En la lunación de Tauro nos hemos enfocado en la valoración de nuestros recursos, en ver si mis necesidades básicas actuales están cubiertas y que actividades me generan placer. Ahora esta lunación en Géminis nos lleva a poner en juego esos recursos, a que no se queden guardados en mí si no que sean comunicados a otros y puestos en circulación abriendo posibilidades. Si de a poco comienzo a darle valor viendo lo importante que es para mí pintar, entonces ahora es momento de contárselo a varias personas, a hacer algunos dibujos o pinturas y regalárselo a alguien, a publicarlas en alguna página, a pegarlas en partes de la casa ocupando varios ambientes etc.

Lo que voy registrando que me constituye es necesario manifestarlo.

Por eso es un periodo para reevaluar nuestra comunicación y recursos sociales: ¿en una reunión suelo hablar sólo con los conocidos o me gusta conocer gente nueva? ¿cuánto de lo que me gustaría decir, digo realmente?

Habilitemos a comunicarnos realmente para generar un
entorno de intercambios y relaciones constante.

El otro es un par, alguien que me brinda alguna información y característica que no podría observar, reelaborar ni modificar si no fuera por ese vínculo. Gracias a esos encuentros con diversas personas podré ver opciones que no veía por mí mismo.
Ya no es alguien con quien competir o a quien oponerme generando posturas fijas casi inamovibles. Por eso es recomendable observar si en diversas situaciones suelo sostener posturas rígidas o más bien acepto el cambio de ritmo que se requiere en ese momento. ¿cuán flexible soy a lo que me ofrece el entorno?
Ver una sola alternativa ante la vida nos llevará a estar combativos en vez de estar atentos a la infinidad de maneras en que se pueden manifestar las personas y el ambiente en que me muevo.
Así abrimos la posibilidad de escucharnos mutuamente, aceptar los puntos de vista que me traen otras personas incluyendo a los que no suelo hablarles porque no nos generan confianza, no nos caen bien o tenemos algún preconcepto de ellas.

Lo que este periodo enaltece es la capacidad de intercambiar variables de toda índole sin especular ni obstinarme en una sola manera de ver las cosas, dándole lugar a la propia curiosidad.


Observemos que la opinión del otro no anula mi mirada simplemente suma información
al encuentro, enriqueciendo a ambos.

Esta luna nueva nos guiará a aceptar las supuestas contradicciones en cada uno de nosotros. Veremos que somos individuos con varios aspectos y cualidades diferentes, siendo más duales de lo que nos parece. Ser contradictorio no es algo negativo más bien estamos expresando las necesidades de los diversos aspectos que nos constituyen. No es un signo relacionado al mundo sensible, pero sí nos incita a que nuestros personajes internos (el que busca afecto, el que se las arregla por sí solo, el que teme exponerse, etc.) puedan relacionarse sin prejuicios, permitiendo conectar aspectos personales que solíamos tener distantes.

Habilitemos el ser puentes conectando personas y áreas que requirieron de ese movimiento para encontrarse; así también veamos qué elementos solemos tener separados entre sí y veamos la posibilidad de juntarlos. ¿Qué ocurre si hago algunas reuniones con amistades y conocidos de los distintos ámbitos que frecuento?
Deberemos jugar todas nuestras cartas en cada momento, no ser el chistoso solamente en círculo de amigos si no también serlo con mi familia u otras personas. Si hago alguna actividad que no suelo compartir con otros, es momento de manifestar que eso es parte de mí también.
Es dejar de usar ciertas máscaras según la ocasión para comenzar a evidenciar nuestras múltiples cualidades, poniéndolas en juego cuando queramos y no cuando “socialmente nos convenga”.

Sembremos la capacidad de versatilidad personal para tomarnos la vida y los acontecimientos de manera más lúdica.


Les propongo un pequeño ejercicio para poder ahondar en nuestras características personales tan diversas que tenemos. No hace falta que sean muy específicos ni tampoco busquen las palabras exactas, solo estén abiertos a lo que les aflore y escríbanlo, sin prejuicio alguno. Conéctense con este ejercicio como si fuera un pequeño juego.
  • Tómense un momento y escriban aleatoriamente que cualidades les gusta de las personas y cuales características les desagradan. Sin hacer columnas divisorias de lo que transcriben, escriban muchas por toda la hoja como un salpicado de oraciones.
  • Luego comiencen a juntar algunas de ellas porque creen que tienen algo en común para luego ir formando una especie de personaje, sigan así hasta ver que ya hay varios.
  • Ahora póngale nombre a estos personajes.
  • Despliéguenlos alrededor de ustedes e imaginen lo que se dirían entre ellos, que le diría un personaje a otro. ¿Cómo sería una charla entre algunos de ellos? ¿algún personaje parece tener mayor incidencia sobre los otros? ¿Cuál me parece que más tiene que ver conmigo? ¿alguno de ellos representa a alguien conocido?
  • Sigan explorando y jueguen con estos personajes que han aparecido, todo es válido aquí.
  • Finalmente tómense un nuevo respiro y observen cuan presentes están todas estas cualidades en su vida, en mayor o menor medida seguramente se manifiesten muchas de ellas.
  • Ahora fíjense si algo de lo que se manifestó en este juego pueden incluirlo en su vida cotidiana, pueden hacerlo circular y expresar también en sus relaciones diarias.

En el periodo de Luna llena del 9 de junio, el Sol continuará en Géminis y la Luna estará en el signo de Sagitario, las luminarias estarán en signos opuestos. Nos llevará a conectar con la importancia del sentido, esto significa que Géminis nos llevó a abrir opciones y más variantes en las áreas que necesitamos y la Luna en Sagitario nos mostrará que todo este movimiento ocurre para algo, ocurre para aceptar la vida y lo que hacemos como si fuéramos estudiantes que a través de múltiples experiencias y situaciones vamos aprendiendo, vamos integrando estos acontecimientos a nuestra persona llevándonos así lugares que desconocemos.

Si no fuera por esa diversidad y variedad de movimientos que generamos con nuestro entorno no habría nada que aprender, nada nuevo por conocer de nosotros.

Sagitario nos llevará a sumarle la cualidad del fuego a esas ideas que aparecieron con Géminis. Por eso lo que hayamos pensado es hora de darle curso, de darle una dirección para que no quede atrapado en el plano mental. Por ejemplo, si quiero comenzar un taller para potenciar alguna herramienta personal, este periodo lunar nos llevará a averiguar en diversos lugares, viendo varias opciones para luego elegir una de ellas por medio de la intuición y percibiendo que allí se habilitará un mayor aprendizaje.

Recordemos que es posible abrir y ver varias alternativas en cualquier área de nuestra vida para luego reconocer cual tiene mayor sentido para mí, cual me puede llevar más allá de lo conocido. Toda idea sin rumbo definido se pierde.

Contacto:
Mail: pablo_siciliano@hotmail.com
Facebook: Pablo Martin Siciliano


¿Querés recibir las próximas notas en tu mail?


Nota o temática que te interesa


Notas Relacionadas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *