Cuando la Fuerza de la Tierra se levanta

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
juanpi
Por: Juan Pablo Pelacini

 

Cuando la Fuerza de la Tierra se levanta

1

 

En el artículo anterior, “Al Ritmo de la Tierra”, mencionábamos que muchos  de los pueblos que en su cosmovisión comprenden a la Tierra como ser viviente, enlazándose a través de sus ritos y ceremonias con la conciencia natural del mundo   comprenden el lenguaje de interconexión existente de la Madre Tierra, con todos sus seres vivos, y  sintiéndose estos pueblos incluidos dentro de la creación.

Todos los pueblos con cultura ancestral, reconocen que el Agua es el Ser primigenio que da la Vida, en los vegetales, en los animales,  y en nosotros, ¡Los humanos! Cuando digo, reconocen, me refiero no a un concepto intelectual, sino a que lo “comprenden profundamente”,  desde la Inteligencia del Corazón. Pues así  ha sido grabado en sus genes, de generación en generación. Y que esa agua, es la misma que corre por nuestra sangre, y por tanto, debe ser cuidada, honrada, protegida…. ¡¡¡Pues es Sagrada!!!!  Los abuelos dicen  “NO SE CUIDA LO QUE NO SE QUIERE, Y NO SE QUIERE, LO QUE  NO SE CONOCE”.  Pareciera que una gran parte de la humanidad aún no conocemos en “profundidad” la Vital importancia de este líquido sagrado…

Debido a intereses comerciales y económicos como lo son las grandes minerías, donde el drenaje ácido que  provoca la contaminación por metales pesados, o el desecho residual químico de fábricas industriales,, muchos ríos en distintas partes de la Tierra se encuentran gravemente contaminados, enfermos. Afectando así la vida de los peces, el riego de las plantas y hasta la misma agua para la ingesta. Los problemas socio ambientales que estamos atravesando como humanidad, es sabido que nunca ha alcanzado un pico tan alto como lo es en este presente. Y la paciencia, ha llegado a tope, en quienes se reconocen como Hijos de la Tierra. Por esto, cada vez, más pueblos indígenas están alzando fuertemente la Voz, para ser escuchados.

Sin embargo, la soberbia humana persiste. Es lamentable la represión que están padeciendo pueblos de América del Norte. Allí, hay más de mil indígenas, familias enteras de Tribus Dakota acampando,  intentando frenar la construcción de un oleoducto diseñado para transportar petróleo extraído por fracking. Esta construcción atravesaría a lo largo de 4 estados y el rio Missouri (unos mil 800 kilómetros) afectando el medio ambiente y sitios sagrados que sostienen el equilibrio de la vida en esa región.

2
 Dakota del acceso de tuberías: La policía eliminan los manifestantes;
puntajes detenidos

Ver la nota aqui

 

3
Aquí, en América del Sur, los días 29 y 30 de octubre, centenas de familias mapuches se están congregando en la zona de Curarehue (a 60 km. Del paso fronterizo Mamuil Malal”), también en defensa del Agua, buscando evitar la contaminación de más ríos de la zona. Realizando de manera pacífica unas caminatas alrededor de ríos, y lagunas, buscando concientizar a las autoridades gubernamentales, para evitar futuros proyectos de inversión que impactarían ambientalmente en la zona.

 

En Curarrehue realizarán “Corrida por el Agua”
Ver la nota aqui

 

Estos son solo dos ejemplos, por hacer algunos visibles. Cuando uno ve imágenes de estas protestas, ve allí a jóvenes y también ancianos.  No con ánimos de confrontación, sino con tristeza y lágrimas en sus ojos, reconociendo que estamos dañando gravemente a la Vida que nos sostiene y contiene.

Como cierre de esta nota, dejamos aquí un mensaje del Jefe Arvol Looking Horse, para tomar conciencia sobre estos tiempos que estamos viviendo como humanidad.

MENSAJE IMPORTANTE DEL JEFE ARVOL LOOKING HORSE. GUARDIAN DE
LA PIPA DEL BUFALO BLANCO
Ver la nota aqui

Hasta la próxima nota.

Contacto:
Mail: raices@arboldelsur.org
Facebook: Arbol del Sur

Notas Relacionadas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *