30/07/2016

Reflexiones para el alma

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Por Cecilia Fernández Lema

 

Límites

Yo puedo entender al otro, su historia y su vida,
ser consciente de los motivos que lo llevan a actuar como lo hace,
pero no significa que permita su accionar en mi vida.
No significa que me deje avasallar, maltratar o usar.

Yo elijo, cada día, quien quiero que sea parte de mi vida,
que energías dejo que me rodeen,
que palabras quiero y permito escuchar.
Yo elijo, cada día, lo que permito del otro hacia mi.

Poner límites a los demás,
delinear con una línea imaginaria mi campo y definir lo que permito y lo que no.
Y respetar esos límites es cuidarme, cuidar mi esencia y mi ser.
Y la reacción, el entendimiento o el enojo, que provoque en el otro
está relacionado solo con él y su propia experiencia.

Poner límites es amarme y cuidarme. Siempre.

 

Soltar…

Soltar para liberar el corazón
Soltar para curar el cuerpo
Soltar para liberar emociones tóxicas
Soltar para alivianar la carga
Soltar para respirar mejor
Soltar para liberar culpas
Soltar para sacar enojos viejos
Soltar para viajar mas livianos
Soltar para… respetarme
Soltar para… cuidarme
Soltar para… amarme

 

¿De que hablamos cuando hablamos de amor incondicional?

 

61627_378822768868947_2045389474_nCulturalmente crecemos con una idea de lo que es el amor, creemos que el amor es esa relación que vimos en nuestros padres o familiares, creemos que el amor solo es una pareja, un amor no correspondido, o aquello que sentimos por otra persona. Pero el Amor es mucho más que eso.
El amor incondicional no lastima, no duele, no genera ataduras, no nos quita libertad. Por el contrario, el amor incondicional nos brinda esa libertad que traíamos al nacer, nos permite Ser.  Se siente en lo mas profundo de nuestro corazón por todos aquellos que nos rodean, aunque no los conozcamos, es un amor sano que acepta al otro como es y lo ayuda a crecer.

El amor no es lo mismo que enamoramiento. Cuando nos unimos a otra persona y la elegimos como pareja debemos entender que somos dos almas que deben acompañarse en el camino, pero cada cual debe seguir por SU camino, porque seguimos siendo dos personas independientes, con sus propios ideales, emociones y sentimientos. Si realmente se ama al otro, ¿Por qué querer que cambie? ¿Por qué desear que deje de ser lo que es para que se transforme en lo que nosotros queremos que sea? La palabra incondicional lo dice todo: no hay condiciones. No hay condiciones para que ames al otro, se acepta como es, se ama como es. Crecemos buscando nuestra media naranja pero no nos damos cuenta que cada uno de nosotros somos una naranja completa, que simplemente debemos encontrar otra naranja que quiera compartir su vida con nosotros, yendo por caminos paralelos pero independientes, libres.

El amor incondicional es un sentimiento puro, el más puro que puedas sentir en tu vida. Por qué no intentarlo? Por qué no buscarlo dentro tuyo?

 

¿Hasta donde somos capaces de llegar?

 

1011234_10152101882193098_1697428803_n

  ¿Hasta donde somos capaces de llegar por no ver nuestro sueño quebrarse?A veces estamos tan empecinados en lograr algo que no nos damos cuenta que equivocamos el camino, y soportamos mas de que podemos por no retroceder. Pero quizás ese sueño no era el nuestro, o nos conformamos con la primera oportunidad de cumplirlo que tuvimos. Pero no hay sueño que sea más importante que nuestra felicidad y nuestra paz interior. Esperamos tanto tiempo para lograr algo que comenzamos a sentir que no llegará, y nos aferramos a lo primero que “podría llegar a ser”. Pero siguen pasando los años y un día nos damos cuenta que estamos angustiados, tristes, aburridos y hasta desbordados de infelicidad. Pero seguimos adelante igual solo por no ver destruido eso que creíamos era nuestro anhelo más profundo. ¿Vale la pena? ¿es mejor seguir adelante a pesar de tanto sufrimiento? ¿qué nos impulsa a seguir en esa situación en lugar de darnos por vencidos y buscar nuestra verdadera felicidad?

 Si deseas profundamente algo llegará pero a su debido momento, cuando estemos preparados para lograrlo, cuando estemos lo suficientemente maduros para poder disfrutarlo. Si todavía no llegó será que no estamos maduros emocionalmente, será que todavía tenemos que aprender algo en esta vida para realizar ese sueño y poder vivirlo plenamente, con todo lo que esa significa.

Pero es importante no dejar de soñar nunca, no darnos por vencidos solo porque el tiempo pasó y creemos que ya no llegará. Al contrario, debemos luchar cada día un poco más por conocernos a nosotros mismos y sanar aquellas cosas que nos bloquean y que no nos dejan avanzar… y cuando estemos listos nuestro sueño se hará realidad.

La importancia de perdonar y perdonarnos…

 

preview-650x341-98-1457959329

El hecho de perdonar a quien nos ha lastimado no implica olvidar o hacer como que nada ha pasado. Perdonar es liberar a nuestra alma del rencor y el resentimiento que esa persona nos provocó, es poder recordar eso pero sin odio. Muchas personas pasan por nuestra vida dejando heridas, pero incluso de esas heridas podemos y debemos aprender algo que nos permitirá crecer un poco mas.
El perdonar a otro no implica reconciliarnos con esa persona necesariamente, sino que es poder entender que hubo cosas mas allá de esa
persona que lo llevaron a actuar asi. Todos tenemos defectos y comentemos errores. Y no es justificar, sino entender desde un lado amoroso. Cuando uno ve las cosas desde el lado del amor comienza a liberarse de esos sentimientos negativos como la bronca, la sed de venganza, el odio, el rencor, la angustia… sentimientos que solo nos afectan a nosotros mismos. Por eso la necesidad de perdonar, desde el corazón, con el alma. Porque los únicos perjudicados al sentirnos así somos nosotros. La persona sigue su vida igual, pero es nuestro cuerpo y nuestra mente la que se reciente. Estos sentimientos provocan stress, hacen que aumente la presión arterial, el pulso, el tono muscular, generan insomnio, dolores de cabeza, perdida del apetito, nauseas, dolores de espalda, problemas gástricos, entre otros tantos síntomas. Si no perdonamos vamos aumentando el peso en nuestra mochila. En cambio, el perdonar es el primer paso para la sanación, nos vamos liberando de gran parte de ese peso, nos sentimos mejor con nosotros mismos, vemos la vida con otro cristal porque estamos dejando mas lugar a los sentimientos positivos y amorosos.

Pero hay que tener en cuenta que para poder perdonar a otro primero hay que perdonarse a uno mismo. Hay que liberarse de las culpas y también saber pedir perdón.  Todo en nosotros es energía, y al no perdonar seguimos atados a la energía de esa persona que nos lastimó o a ese acto que no nos perdonamos y  nos genera culpa. El perdón es una elección… ¿vos lo elegís?

Soltar el pasado…

 

Soltar el pasado puede parecer algo desgarrador a veces… soltar, dejar ir, liberar… pero permanecer atados a él nos impide avanzar, crecer, muchas veces sonreir y hasta vivir.

Soltar el pasado no implica olvidar… implica seguir viviendo… con la felicidad y el agradecimiento de esa experiencia vivida, de esa relación tan especial o de ese vínculo familiar… implica aprender de lo negativo para no repetir patrones, perdonar y seguir adelante… implica reconocer lo positivo y agradecerle por haber formado parte de nuestras vidas… implica decidir seguir adelante sin las cargas que fuimos sumando en el camino y que no nos pertenecían… Soltar implica empezar a mirarnos Hoy, Aquí y Ahora, hacernos cargo de nosotros mismos, sincerarnos con nosotros primero para luego podes ser sinceros con los demás, hacerle frente a esas cosas que nos fueron imponiendo y que no son nuestras y que no molestan… y luego seguir con amor por nuestro camino sin buscar la aprobación o esa mirada cómplice del pasado…

Notas Relacionadas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page