El proyecto Haarp y la manipulación de la Naturaleza

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

 

 

El proyecto Haarp y porqué lo asocian
con el terremoto reciente

 

Ciudad de México.-¿El comienzo del fin? De esa manera marcan diferentes especialistas al último y misterioso proyecto que lleva a cabo el gobierno, en conjunto con la Marina y la Fuerza Aérea estadounidense en el medio de Alaska.

HAARP significa ‘High Frequency Advanced Auroral Research Project’. En español sería, ‘Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia’.

Para entender de lo que estamos hablando, el proyecto consiste en 180 antenas que trabajando en conjunto serán como una antena gigante que podría generar alrededor de un billón de megavatios, es decir, un billón de ondas de radio de alta frecuencia.

Estas ondas penetrarían en la atmósfera inferior (ionósfera) ubicada hasta los 350 metros de altura, que representa a la parte terreste ionizada, provocada por la radiación solar. En criollo, allí se concentra la energía que flota alrededor de la tierra en forma de iones.

Este peligroso y controvertido plan tiene la capacidad para desencadenar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. Desde el punto de vista militar, es la peor arma de destrucción masiva jamás creada, aunque es disfrazada de un gran experimento científico para el bien de la humanidad.

Incluso, especialistas afirman que HAARP podría tener consecuencias catastróficas para nuestro planeta, desde arriesgadas modificaciones en la ionósfera, hasta la misma manipulación de la mente humana a través de estas frecuencias increíblemente altas.

Los pulsos emitidos artificialmente estimulan a la ionosfera creando ondas que pueden recorrer grandes distancias a través de la atmósfera inferior y penetran dentro de la Tierra. Entre otras cosas, esto podría servir para encontrar depósitos de misiles, túneles subterráneos, o comunicarse con submarinos sumergidos, por ejemplo.

HAARP, con sus cientos de millones de vatios de potencia, se puede considerar como un verdadero “calefactor” de la alta atmósfera, provocando una tremenda ionización que puede acarrear consecuencias imprevisibles, y que gracias a su efecto “espejo”, podría dirigir sus efectos hacia cualquier zona del planeta. Eso quiere decir, elegir qué parte del Planeta destruirá.
 El propio creador del proyecto, el doctor Bernard Eastlund, admitió que su invento podría controlar el clima de todo el mundo.
Fuente: www.monitorexpresso.com

¿Querés recibir las próximas notas en tu mail?


Nota o temática que te interesa


 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *